8 paradas imperdibles para disfrutar por las rutas de California

Uno de los caminos ideales para un road trip por la costa Oeste de Estados Unidos es la Pacific Highway 1. Cuáles son los puntos imprescindibles
777N5Q5JNBGO7HJ4QFFW54O32E

Y aquí estamos. De nuevo en la ruta. Es que no hay dudas que el mejor estilo de viajes es el road trip. Nada supera la posibilidad de diseñar el propio itinerario, los propios tiempos, los lugares que a uno le interesan, con esa capacidad innata que tiene el auto o la camioneta de mimetizar al que viaja (y más al que conduce) con el lugar.

En ese sentido “la 1″ de California como se conoce a la Pacific Highway 1 ofrece una oportunidad única, en un rango de itinerario interesante, con vistas espectaculares, pueblos encantadores para hacer paradas e increíbles oportunidades para el avistaje, el turismo aventura, el trekking o el hiking.

Este año, luego de que terminara la Convención IPW 2021 en Las Vegas, Nevada, decidí tomar un Jeep en San Diego y sumergirme en la 1 hasta San Francisco para redescubrir secretos siempre nuevos, aunque uno haya pasado por ellos otras veces.

Aquí simplemente van algunas sugerencias, basadas en mi propia experiencia, aunque, de nuevo, lo mejor de los road trips es su espontaneidad y su falta de plan. Hay que tener una base, pero lo mejor es la inventiva y la curiosidad del momento. Y en eso, nadie mejor que ustedes.

El principio: San Diego

San Diego es uno de los destinos más soleados de California. Esta ciudad costera está repleta de experiencias gastronómicas y de cervezas artesanales excepcionales, aventuras al aire libre, diversión familiar y excelentes tiendas.

Explore diversos vecindarios como Little Italy, Gaslamp Quarter, East Village, North Park y Old Town; diríjase al Parque Balboa para disfrutar de un día lleno de museos; o haga un viaje para ver los pandas gigantes en el zoológico de San Diego. Disfrute de un día en el agua en una de las muchas playas de la ciudad, como Ocean Beach, Mission Beach o Pacific Beach. Puede alquilar tablas de remo o kayaks en la resplandeciente Mission Bay. O contratar un tour para el avistaje de ballenas, dependiendo de la época del año.

No olvide las cercanías de La Jolla, SeaWorld San Diego, el Museo Marítimo o algunas de las famosas cervecerías artesanales de San Diego.

Parada 1: Huntington Beach

Planifique al menos un día para relajarse y disfrutar del ambiente de surf en esta clásica ciudad costera, donde la calle principal se dirige directamente a la playa. La cultura playera del sur de California prospera a lo largo de la costa curva de esta ciudad, donde pueden recorrer un sendero frente al mar, jugar voleibol y, por supuesto, surfear. El surf definitivamente marca la pauta en Huntington Beach, e incluso si nunca tomaron una tabla, pueden comprar en las principales tiendas de surf y disfrutar las excelentes vistas de los lugareños montando las olas junto al emblemático Huntington Pier.

Desde el muelle, hay un corto paseo hasta el centro comercial al aire libre Pacific City, o las elegantes boutiques y restaurantes de Main Street, muchos de ellos con mesas en el pavimento o terrazas donde puede disfrutar de la fresca brisa del océano de Huntington Beach y las tardes bañadas por el sol. También se puede descubrir un lado más natural de la ciudad probando montar a caballo en el Huntington Central Park de 143 hectáreas, u observando aves y explorando los senderos en la Reserva Ecológica Bolsa Chica, un humedal restaurado y una de los habitats más vitales del sur de California.

Parada 2: Santa Bárbara

Se puede disfrutar de Santa Barbara remando en un kayak desde East Beach hasta Stearns WharfSe puede disfrutar de Santa Barbara remando en un kayak desde East Beach hasta Stearns Wharf

Arquitectura perfecta y un entorno perfecto. Santa Bárbara, también conocida como ‘La Riviera Americana’ disfruta de un clima mediterráneo de ensueño, con muchos días soleados e inviernos suaves. Agregue una región vinícola que produzca cosechas galardonadas, aventuras al aire libre en tierra y mar, y arte y entretenimiento en una gran ciudad, y tendrá una ciudad que es un ejemplo de la buena vida californiana.

Pasee por State Street en busca de excelentes tiendas y restaurantes. Tire un kayak desde East Beach para remar bajo Stearns Wharf, o visite la clásica Old Mission Santa Barbara y recorra el Presidio de 1782 para ver adobes originales como El Cuartel, el segundo edificio más antiguo que se conserva en el estado. Luego, explore el vecindario con visión de futuro de la ciudad, los almacenes renovados de The Funk Zone, que ahora alberga salas de degustación de vinos urbanos, estudios de artistas y boutiques de moda.

Parada 3: Región vitivinícola del valle de Santa Ynez

Conviene comprar un pase de la Asociación de la región vinícola del Valle de Santa Ynez para ahorrar dinero en degustaciones en más de una docena de bodegas boutique Conviene comprar un pase de la Asociación de la región vinícola del Valle de Santa Ynez para ahorrar dinero en degustaciones en más de una docena de bodegas boutique

El Valle de Santa Ynez, al norte de Santa Bárbara, es una de las regiones vitivinícolas más diversas del condado, con cinco Áreas Vitícolas Estadounidenses (AVA) distintas. Cerca del Pacífico, la niebla y el aire fresco llegan al anochecer, ideal para las uvas Chardonnay y Pinot Noir. Cuarenta y cinco km tierra adentro en Happy Canyon, el clima es soleado y caluroso, perfecto para variedades de Burdeos como Cab Franc y Merlot.

Comience su visita comprando un pase de la Asociación de la región vinícola del Valle de Santa Ynez para ahorrar dinero en degustaciones en más de una docena de bodegas boutique participantes. Y si está buscando una forma totalmente diferente de recorrer la región, inscríbase en un tour en jeep por los escaladores de nubes para realizar un viaje en cuatro ruedas por caminos de montaña a varias bodegas, con un almuerzo tipo picnic incluido.

Entre los vinos y las pintorescas colinas, es fácil ver por qué la región se convirtió en una estrella en el éxito sorpresa de 2004, la película Sideways. Realice un recorrido autoguiado por los muchos lugares de rodaje de la película en Buellton, Los Alamos y Los Olivos; incluso si no recuerda la película, todos estos lugares merecen una visita.

PARADA 4: San Luis Obispo

San Luis Obispo es una ciudad universitaria catalogada como una de las ciudades más felices de Estados Unidos San Luis Obispo es una ciudad universitaria catalogada como una de las ciudades más felices de Estados Unidos

Con su escena gastronómica y vinícola llena de matices, su rica historia y su ambiente apacible, San Luis Obispo (o como lo llaman los lugareños, SLO) es una visita obligada en la Costa Central. Esta ciudad universitaria se ha clasificado en encuestas anteriores como una de las ciudades más felices de Estados Unidos.

Explore Mission Plaza y Mission San Luis Obispo de Tolosa. Disfrute de la música en vivo en la plaza los viernes por la noche de verano. Durante todo el año, el primer viernes del mes se ofrece el Art After Dark, con galerías en el centro de la ciudad que abren sus puertas para degustaciones de vinos, bocaditos y charlas con artistas locales. A pocas calles de distancia, todos los jueves por la noche, se puede encontrar el mercado de agricultores de la ciudad, un escaparate del paisaje culinario de SLO, que incluye el bistecs de tres puntas local, tamales y cerveza artesanal.

Asegúrese de visitar el Madonna Inn de 110 habitaciones cuando esté en la ciudad. Puede terminar el día con una rebanada de la famosa tarta de champán rosa y luego retirarse a una de sus extravagantes habitaciones temáticas, como Caveman, Love Birds o Fox & Hound.

SLO entrega los productos en la degustación de vinos. Las botellas que llevan la denominación de renombre mundial Paso Robles se pueden encontrar a solo 45 km de distancia. Pero no se pierda la cercana región de Edna Valley, en particular los Chardonnays de Edna Valley Vineyard y los Pinot Noirs de Tolosa. Luego, eche un vistazo a las bodegas desapercibidas del Valle de Arroyo Grande, incluidos los vinos espumosos en Laetitia Vineyard & Winery.

Parada 5: Hearst Castle

El castillo Hearst Castle tiene unos 7,400 metros cuadrados, 165 habitaciones y casi 50 hectáreas de jardines y piscina El castillo Hearst Castle tiene unos 7,400 metros cuadrados, 165 habitaciones y casi 50 hectáreas de jardines y piscina

Diseñado por la legendaria arquitecta Julia Morgan, Hearst Castle es positivamente fascinante: una colección de arte invaluable y antigüedades de todo el mundo, exquisitamente ensamblada en una finca mediterránea en la cima de una montaña que Hearst apodó La Cuesta Encantada (La colina encantada).

El castillo supera a Hollywood y es tan grandioso como los mejores palacios de Europa. Y la historia de su visionario propietario, William Randolph Hearst, es una fábula hecha en Estados Unidos que demuestra que el hecho es realmente más extraño que la ficción.

Teniendo en cuenta que el castillo tiene aproximadamente 7,400 metros cuadrados, 165 habitaciones y casi 50 hectáreas de jardines y piscinas, ningún recorrido por sí solo puede capturar completamente su esplendor. De hecho, puede elegir entre nueve formas diferentes de explorar el castillo, incluidos los recorridos nocturnos de temporada y los días festivos. O disfrute de su propio tour privado de cuatro horas para hasta seis personas.

¿Ama el arte? The Art of San Simeon Tour analiza la invaluable variedad de tapices, pinturas y esculturas que Hearst coleccionó para su castillo. Limitado a ocho visitantes, el recorrido explora algunas salas que nunca antes habían sido accesibles al público. O para los fanáticos de la arquitectura, nada supera al Designing the Dream Tour, que se centra en la colaboración creativa única entre Hearst y Morgan que se extendió por más de 30 años. Es solo unos minutos cuesta abajo hasta su próxima parada en William Randolph Hearst Memorial State Beach.

Parada 6: Big Sur

Admirar y disfrutar las costas de California a través de un road trip es una experiencia inolvidable
Admirar y disfrutar las costas de California a través de un road trip es una experiencia inolvidable

Bienvenido a Big Sur, uno de los tramos de costa más inolvidables del mundo. Esta extensión de aproximadamente 144 kilómetros de longitud de secuoyas y un litoral salpicado de niebla entre Carmel-by-the-Sea y Hearst Castle lo atrae con un encanto mágico. Este es, simplemente, un lugar en el que uno quiere estar.

Conduzca a lo largo de Big Sur a través de la serpenteante Highway One. Una de las fotografías favoritas: McWay Falls, una cascada plateada que cae a unos 21 metros desde los acantilados hasta una playa remota en el Parque Estatal Julia Pfeiffer Burns. Puede verlo desde las secciones abiertas del Overlook Trail del parque. Mire hacia arriba para ver cóndores californianos en peligro de extinción, o mire hacia abajo para explorar el oleaje en busca de ballenas migratorias o nutrias marinas que flotan entre los densos lechos de algas marinas.

Pruebe la famosa hamburguesa Ambrosia en la terraza de Nepenthe, luego tome su cerveza mientras observa la puesta de sol. En los alrededores de Big Sur abundan los campings, al igual que las cabañas rústicas del Big Sur Inn de Deetjen. La belleza de la región también la convierte en un imán para hoteles dignos de derroche como el Post Ranch Inn, que se extiende a un acantilado, o Ventana Big Sur, que combina un alojamiento de lujo tradicional con fabulosas opciones de glamping.

Parada 7: Monterey

El acuario de la Bahía de Monterey, que le permitirá observar de cerca la extraordinaria vida marina de la bahíaEl acuario de la Bahía de Monterey, que le permitirá observar de cerca la extraordinaria vida marina de la bahía

Ubicado a lo largo de la curva de la bahía del mismo nombre, Monterey es una comunidad en contacto tanto con el mundo natural como con las mareas de la historia. En Cannery Row encontrará lujosos hoteles frente al mar y restos de antiguas fábricas de conservas mientras camina hacia Old Fisherman’s Wharf, el histórico muelle que se adentra en la bahía de Monterey.

Emprenda un viaje de pesca o avistamiento de ballenas y no se pierda la sopa de almejas en los numerosos restaurantes de mariscos del muelle. O pase el día en el Acuario de la Bahía de Monterey, que le permitirá observar de cerca la extraordinaria vida marina de la bahía. Enfréntese a las adorables nutrias marinas y observe a los tiburones leopardo y los bancos de sardinas nadando a través de la exhibición del bosque de algas. Con ventanas de 8 metros de altura, es uno de los acuarios más altos del mundo. Y a poca distancia de la ciudad, algunos de los mejores campos de golf del mundo esperan en Pebble Beach Golf Links.

Parada 8: San Francisco

Pedalear por el Golden Gate es una experiencia inolvidable en San FranciscoPedalear por el Golden Gate es una experiencia inolvidable en San Francisco

Famosa por los edificios victorianos, los teleféricos clásicos, la diversidad dinámica, la cocina con estrellas Michelin que define la tendencia, un hermoso paseo marítimo y un puente carmesí altísimo, San Francisco, también conocida como la ‘Ciudad de la Bahía’, realmente lo tiene todo y se destaca como un deber ver.

Pedalee por el puente Golden Gate y regrese, luego explore el exuberante Presidio, una antigua base militar que ahora es un parque o diríjase al Golden Gate Park para visitar museos y reme a través de una joya secreta, Stow Lake. Continúe por el Embarcadero llano hasta el bullicioso Ferry Building Marketplace, el museo de ciencia y aprendizaje Exploratorium y el colorido Fisherman’s Wharf.

Tome un paseo en teleférico hasta las tiendas de alta gama en la bulliciosa Union Square, con una parada para probar pasteles italianos y capuchino en Emporio Rulli en la misma plaza. Por la noche, asista a un espectáculo en el distrito de los teatros. Para más vida nocturna y gastronomía, pasee por Valencia Street en Mission, un moderno y ecléctico cúmulo de restaurantes y bares, y disfrute de increíbles bocadillos nocturnos en Bi-Rite Ice Cream.

* Créditos de fotos : Visit California